Farmacia Campos de Soria

Dermocoméstica

¿Puedo aplicar un tratamiento despigmentante si estoy embarazada?

Escrito por farmaciacamposdesoria 27-02-2017 en Dermocoméstica. Comentarios (0)

Durante el embarazo es frecuente la hiperpigmentación de las areolas, el periné, el ombligo, las axilas, la parte interna de los muslos, la línea alba y de las cicatrices más recientes. Aunque, sin duda, lo que más les preocupa a las futuras mamás es la aparición de manchas oscuras en el rostro (melasma o cloasma). Aparecen en las zonas expuestas a la radiación solar, como son la frente, las mejillas, mentón y el labio superior.

Debido a su dependencia del factor hormonal, las manchas pueden mejorar o desaparecer después del parto, pero en muchos de los casos será necesario el uso de los activos despigmentantes para su tratamiento. Su presencia se asocia con un estímulo hormonal de la melanogénesis, y se ve influenciado por la radiación ultravioleta. Dependiendo de si el pigmento se acumula en las capas superficiales de la piel (epidermis) o en la capa dérmica más profunda, el tratamiento despigmentante será más o menos eficaz.



                                         



Lo ideal es esperar a después de terminar la lactancia para su abordaje, aunque en caso de que el profesional sanitario considere oportuno el tratamiento de las manchas durante el embarazo bajo su control y seguimiento, se podrá hacer en zonas localizadas y durante un periodo de tiempo corto, debido al posible poder irritante en la piel sensibilizada de la embarazada o por desconocimiento del efecto en el feto por falta de pruebas clínicas de seguridad.

  • La hidroquinona y el ácido retinoico o derivados (vitamina A, retinol, tretinoína, tazaroteno o adapaleno) no se deben utilizar durante el embarazo por ser teratogénicos (puede producir malformaciones) para el feto.
  • El ácido kójico y el ácido azelaico no cuentan con estudios en las embarazadas, por lo que se desaconseja su uso en periodos largos de tiempo por precaución.

Durante el embarazo la protección solar diaria es clave en la prevención de la aparición de estas manchas en la piel. Se debe además evitar la exposición directa al sol durante el embarazo, sobre todo en las horas centrales del día de 12 a 16 h durante los meses de verano.





Autor:
Gema Herrerías
Farmacéutica titular de A5 Farmacia
Vocal del Dermofarmacia del RICOFSE
Vocal autonómica de Dermofarmacia del CACOF

Cómo tratar las pieles con rojeces.

Escrito por farmaciacamposdesoria 20-02-2017 en Dermocoméstica. Comentarios (0)

La rosácea se manifiesta con enrojecimiento, inicialmente transitorio (flushing), que más tarde se hace persistente, con aparición de dilataciones vasculares (telangiectasias) y, a veces, pápulas y pústulas, similares a los del acné juvenil. 

Suele aparecer en torno a los 30 y 50 años y afectar a sujetos de fototipo I y II. Tiene mayor prevalencia en mujeres, aunque, sin embargo, su sintomatología es más severa en hombres.

                                                                    

Cuidados básicos para llevar a cabo en caso de rosácea

  • Es necesario limpiar la piel dos veces al día con un limpiador facial adecuado, específicamente recomendado en casos de rosácea o piel sensible. Los limpiadores faciales sin jabón son menos irritantes y, además, alivian la irritación y reducen el picor, la sequedad y el eritema. Un ejemplo de cosmético indicado en estos casos puede ser una leche limpiadora que no necesite aclarado.
  • Es importante recordar que no es recomendable utilizar exfoliantes, ni químicos ni mecánicos, o limpiezas faciales con vapor, por producir irritación dérmica y empeoramiento de las lesiones.

  • Una correcta hidratación es clave para prevenir la quemazón, el escozor, el picor y la irritación asociados a la rosácea. Hay que utilizar exclusivamente productos hidratantes indicados para prevenir el enrojecimiento y la irritación, así como para calmar y suavizar la piel facial.
  • La exposición al sol está directamente relacionada con la aparición de telangiectasias y enrojecimiento de la piel. Por ello, en la rutina diaria no debe faltar un protector solar para pieles sensibles, de SPF 20 o superior, con el objetivo de reducir el curso o el empeoramiento de la rosácea.
  • A veces, el control de la rosácea no implica la desaparición del enrojecimiento facial, por lo que es conveniente aplicar correctores de color verde y maquillajes en crema o compactos de alta cobertura, para mejorar el aspecto físico y psicológico del paciente. El maquillaje ideal deberá contener un fotoprotector de amplio espectro, ser no comedogénico y fácil de extender.
  • Es aconsejable el uso de agua termal, por sus propiedades antiinflamatorias y calmantes, cuando se refieran sensaciones de calor, ardor o quemazón.  
  • En varones con rosácea, es recomendable la utilización de afeitadoras eléctricas en vez de las clásicas cuchillas. De esta manera se evita en parte la agresión irritativa de la piel que produce el rasurado.
  • También es fundamental evitar los factores que producen un empeoramiento de la rosácea:

    • Cambios bruscos de temperatura (calor, frío y viento).
    • Exposición solar.
    • Alimentos muy condimentados o picantes, y más aún en caliente. Se recomienda seguir una dieta variada, equilibrada y moderada.
    • Alcohol y bebidas estimulantes. Incluso pequeñas cantidades.
    • Tabaco y ambientes cargados de humo.
    • Uso continuado de corticoides tópicos de alta potencia.
    • Productos dermofarmacéuticos que contengan alcohol o perfumes.
    • Estados de ansiedad y estrés.

Si no existe diagnóstico de rosácea o, por el contrario, lo hay, pero la piel no mejora, hay que acudir al dermatólogo para que valore la posibilidad de instaurar un tratamiento nuevo o modificar el existente.

Por lo general, la rosácea suele responder satisfactoriamente al tratamiento instaurado, siempre y cuando haya cumplimiento terapéutico y se eviten los factores desencadenantes. La mejoría es gradual y alcanzarla exige mucha constancia, incluso en aquellos casos en los que el tratamiento deba prolongarse más de lo habitual. SI se abandona a su evolución natural, es mucho más difícil su control posterior.

Estas razones corroboran la importancia de acudir a vuestro farmacéutico que, por su accesibilidad y formación, puede llevar un control diario de la patología y recomendar los productos más adecuados.

 

                                                          




Autor:

Ángela Pérez Martín de la Hinojosa
Farmacéutica comunitaria, nutricionista y experta en Dermofarmacia. Comisión de Dermofarmacia del RICOFSE























10 consejos para un afeitado perfecto.

Escrito por farmaciacamposdesoria 28-01-2017 en Dermocoméstica. Comentarios (0)

En la zona de la barba, la piel es más gruesa y mayor la densidad y desarrollo del vello. Los hombres tienen entre 6.000 y 25.000 pelos en la cara y el cuello, el pelo de la barba de los hombres es mil veces más rígido que la piel y crece a una media diaria de 0,3 milímetros.


                                           


Sigue estos sencillos pasos y evitarás estas molestias tan comunes:

1. La noche antes del afeitado hidrata bien la piel con el fin de ablandar el vello y proteger la piel con una crema adecuada a tu tipología cutánea.

2. Utiliza maquinillas con hojas que apuren menos el afeitado o que por experiencia toleres mejor. Las que mejor resultado dan son las de una sola hoja o las que llevan hilos de acero que impiden que contacten demasiado con la piel. Preferiblemente nuevas y limpias.

3. Escoge espumas, cremas, jabones o geles de afeitado con principios activos como el aloe vera, la manteca de karité, vitamina E, alfa-bisabolol, etc. que a la vez que ayudan al afeitado protegen tu piel.

4. Mójate la cara con agua caliente y enjabona generosamente el área de la barba. Mantener el producto escogido para el afeitado un mínimo de 2 a 3 minutos. Cuanto más dura es la barba es necesario más tiempo para ablandar bien los pelos. 

5. Aféitate siguiendo la dirección del pelo, con pasadas cortas y sin tensar la piel con la otra mano. No busques un apurado máximo si ello conlleva ser más agresivo sobre la piel. Si se desea un mayor apurado es recomendable afeitarse más a menudo pero menos intensamente.

6. Después del afeitado, enjuaga el área de la barba generosamente con agua fría para cerrar el poro y seca con una toalla limpia haciendo un masaje lento, suave y circular en la zona de la barba.

7. Aplica una loción post-afeitado calmante, sin alcohol, con principios activos calmantes y protectores como sucralfato, alfa-bisabolol, dexpantenol, centella asiática, etc.

8. Desenclava los pelos encarnados más visibles liberándolos con una aguja estéril. Si aparecen pápulas, pústulas o inflamación deberías evitar el afeitado en unos días. Si no remiten aproximadamente en una semana, debes acudir al médico para descartar una posible pseudofoliculitis.

9. Utiliza un factor de protección solar 50+ para prevenir las posibles hiperpigmentaciones de las heridas o marcas y el agravamiento de las  posibles irritaciones provocadas.

10. Consulta con tu farmacéutico la texturas que debes utilizar en función de tu tipología cutánea. En principio, para pieles grasas se recomiendan el uso de geles de afeitado, emulsiones y texturas ligeras que no taponen el poro. Para pieles más secas se utilizaran espumas y cremas enriquecidas que compensen la falta de nutrición.

Si todas estos consejos no mejoran el resultado y aspecto de tu piel, el uso de una técnica alternativa de depilación como puede ser el láser puede ser la solución al problema.






Autor:
María González Velasco
Farmacéutica
Comisión de Dermofarmacia del COF Sevilla

Cuidado de las manos en invierno.

Escrito por farmaciacamposdesoria 28-11-2016 en Dermocoméstica. Comentarios (0)

El aire más seco y frío de los meses de invierno ,sin duda puede ser despiadado con las manos.

Las manos agrietadas, doloridas y escamosas no tienen que ser tu destino si realizas el cuidado adecuado para el invierno, una buena hidratación es fundamental para evitar todo esto.

Los Productos Neutrogena® para Manos te ayudan a cuidarlas y protegerlas. Las manos son, junto al rostro, las únicas partes de nuestro cuerpo que permanecen expuestas a todo tipo de condiciones externas: frío, sol, bacterias… incluso productos químicos, rozamientos y esfuerzos intensos en el caso de determinados tareas. Por este motivo, a pesar de que la piel de las palmas es más espesa para soportar la fricción, es también más vulnerable a la sequedad e irritación.      

                                                      

                                                            

             

                                                                               

Te queremos dar unos pequeños consejos para el cuidado de las manos en invierno que te ayudarán a mejorar su aspecto.

 La hidratación es fundamental, lo mejor es que tengas una crema hidratante específica para manos y que te la apliques por la mañana. Si además tienes tendencia a tener las manos muy secas puedes llevarla contigo y darte una pequeña capa cuando tus manos empiecen a necesitar hidratación.

• Cuida tus uñas. Unas uñas descuidadas dicen mucho de una persona, por eso dedica algo de tiempo a esta zona para mantenerla cuidada. No hace falta tener las uñas largas para tener unas manos bonitas, pero no debes mordértelas o quitar las pieles de alrededor, sabemos que puede ser muy complicado pero con un poco de fuerza de voluntad seguro que lo consigues y el resultado va a ser fantástico.

• Exfolia tus manos para eliminar todas las células muertas de la piel, ya verás como lo notas y tu piel se verá mucho más vital y rejuvenecida.

 Si utilizas productos químicos muy agresivos para la limpieza de tu hogar, lo mejor es que utilices guantes.Nuestra recomendación es que te pongas debajo de los guantes de goma unos guantes de algodón para proteger las manos mucho mejor.

• Utiliza guantes cuando salgas de casa. Las manos son una de las partes del cuerpo que más expuestas están al frío, por eso lo mejor que puedes hacer es ponerte guantes para evitar que el frío penetre en la piel y las manos se resequen.

•Hazte la manicura, cuida tus manos de manera profesional. Cuando te haces la manicura en un centro especializado estás dando a tus manos un cuidado extra, por eso una vez al mes puedes realizártela y tus manos te lo agradeceran.

 Para terminar, te dejamos un truco extra que te vendrá muy bien si tienes las manos muy secas. Cuando te vayas a dormir aplica tu crema Neutrógena por tus manos y ponte unos guantes de algodón, a la mañana siguiente notarás las manos mucho más suaves e hidratadas, ¡te invitamos a que lo compruebes!


Cuidado de la piel según la estación del año.

Escrito por farmaciacamposdesoria 23-11-2016 en Dermocoméstica. Comentarios (0)

Durante el año tenemos cuatro estaciones distintas, de las cuales cada una tiene unas características diferentes a las otras. Nuestra piel necesita una serie de cuidados habituales durante todo el año, y otros, que solo podemos realizar en épocas determinadas.





En todas las estaciones son imprescindibles los siguientes cuidados diarios: limpieza, tonificación, hidratación, tratamiento y fotoprotección. Pero, ¿y en cada una de ellas? ¿Qué debemos hacer (o no) específicamente? Veamos:

Invierno

  • Las bajas temperaturas provocan sequedad extrema. Debemos insistir en hidratar profundamente la piel de la cara, cuello y escote por la mañana y por la noche, utilizando cremas que contengan activos humectantes y con efecto oclusivo.
  • Por lo general, se pueden usar cremas que tengan una mayor consistencia que el resto del año
  • Aquellas personas que tengan la piel sensible a los cambios de temperatura deben usar cremas específicas para esta tipología cutánea, que tengan propiedad calmante, y que disminuyan las rojeces. 
  • Es el momento por excelencia para empezar un tratamiento tipo láser o peeling o tratamientos que contengan, por ejemplo, retinoides por prescripción médica o vitamina C por consejo de tu farmacéutico.

Primavera

  • El sol empieza a apretar con más fuerza. Si en invierno es necesario el uso del protector solar a diario, en primavera todavía más.
  • Es el momento de empezar a tomar preparados orales bien para prevenir manchas solares, para unificar el tono durante el bronceado, o para potenciarlo.
  • Preparar el cuerpo de cara al verano con cremas anticelulíticas, reafirmantes o reductores corporales.
  • Los pacientes que sufran manifestaciones cutáneas debido a alergias propias de esta época deberán tomar medidas para prevenirlas o contrarrestarlas.

Verano

  • Además de aplicar un fotoprotector de un alto FPS, se deben usar gafas de sol, sombreros, gorras y ropa adecuada.
  • Hidratar la piel tanto por dentro como por fuera.
  • Aplicar tratamientos hidratantes de choque como son las mascarillas
  • Se puede prevenir la aparición de manchas, pero no se debe comenzar un tratamiento despigmentante si éstas ya existían. 
  • Los tratamientos con peelings, luz intensa pulsada (IPL) o láseres se posponen para después del verano si se realizan en áreas del cuerpo que pueden recibir la radiación solar.

Otoño

  • Es el momento de recuperar la piel después de la radiación solar estival. 
  • Procuraremos contrarrestar los efectos nocivos de las radiaciones solares del verano, como son la aparición de arrugas prematuras y alteraciones de la pigmentación que se manifiestan como manchas de diversos tamaños y localización (cara, escote, manos, etc.).
  • Retomar o comenzar con tratamientos de láser, peeling, etc. que se habían retirado durante el verano. 
  • En pacientes que sufran alopecia es conveniente comenzar con el tratamiento oral y tópico.




Autor:
María Morugán
Farmacéutica comunitaria especializada en Dermofarmacia