Farmacia Campos de Soria

Infantil

Tetina, ¿látex o silicona?

Escrito por farmaciacamposdesoria 16-02-2017 en Salud. Comentarios (0)

Básicamente una cuestión de gusto látex o silicona.

Con independencia de que estén fabricadas con un producto natural o un material sintético especial, todas las tetinas son blandas y se adaptan al interior de la boca del niño. Obviamente es posible alternar ambos materiales. 



                                                        


-Látex: la sustancia natural resistente
Las tetinas de látex se fabrican a partir de la savia lechosa (látex) del árbol del caucho y tienen un color amarillo-miel. Las tetinas de látex son agradables y blandas al tacto. Son extremadamente flexibles y resistentes al desgarro, por lo que también están indicadas para los bebés con los primeros dientes. Debido a su origen natural, el látex tiene un ligero sabor propio. La luz solar directa y las grasas comestibles hacen que el látex envejezca y se vuelva poroso más rápidamente. Cuando la tetina de látex se queda pegajosa, es un signo natural de que debe reemplazarse por otra nueva, por lo general después de 1 ó 2 meses. Pueden producirse casos aislados de alergia causada por el caucho natural.

-Silicona: el material sintético de alta calidad
Las tetinas de silicona están hechas de un material sintético de alta calidad. El material de silicona transparente es fácil de limpiar y muy resistente al calor. No se deteriora ni con la luz solar directa ni con las grasas comestibles. Las tetinas de silicona no tienen sabor ni olor. Sin embargo, la silicona es ligeramente menos resistente a las mordeduras y a los desgarros que el látex.Las tetinas de silicona con pequeñas marcas de mordeduras u otros signos de daños deberán reemplazarse inmediatamente. Por motivos de higiene y seguridad, por lo general se recomienda reemplazar todas las tetinas, ya sean de látex o silicona, cada 1 ó 2 meses. 


Aún sabiendo ya todo esto no te decides...y no estás segura de cuál es mejor para tu hijo, también puedes dejarle decidir a él (muchos tan solo aceptan uno de los dos materiales) ;)


Costra láctea.

Escrito por farmaciacamposdesoria 03-02-2017 en Salud. Comentarios (0)

Se trata de una manifestación de la denominada dermatitis seborreica reacción de la piel por un exceso de grasa, que aparece con bastante frecuencia en los bebés en sus primeras semanas de vida. 

Por una sobreestimulación de las glándulas sebáceas del cuero cabelludo a consecuencia del cambio en la alimentación del bebé al nacer: pasa de la alimentación placentaria a tomar leche exclusivamente, sea materna o artificial, que posee un alto contenido en grasa. En muchos casos al pasar dicha grasa a la piel, provoca una reacción localizada llamada costra láctea.

Se suele localizar en el cuero cabelludo, si bien en ocasiones también afecta a la frente y a las cejas e incluso al resto de la cara. Hay casos en los que, de forma paralela a la aparición de la costra láctea, aparecen lesiones en los pliegues de brazos y piernas, alrededor del ombligo, en la zona del pañal e incluso en zonas más extensas del cuerpo. Y es que esta afección dermatológica está muy vinculada a la dermatitis atópica (irritación general de la piel sin motivo aparente) del lactante. Por eso los niños con este problema son más susceptibles de presentar costra láctea.

Se reconoce a simple vista. En la zona del cuero cabelludo adquiere la forma de una costra blanquecina o amarillenta de aspecto grasiento. Si se manifiesta en la cara, presenta un color rojizo y va acompañada también de pequeñas costras amarillentas. Aunque no suele provocar picor, sí puede ocurrir que la irritación se extienda por el resto del cuerpo.

Se trata de una afección leve que en ningún caso reviste gravedad. En la mayoría de los casos cura fácilmente en el plazo de un mes, con la aplicación del tratamiento adecuado que te recomiende tu pediatra o dermatólogo.

Laboratorios Be+ te ofrece su emulsión de tratamiento intensivo.

  • Eficaz en los estados descamativos, con propiedades protectoras y suavizantes que reduce el enrojecimiento y el picor. 
  • Seborregulador.
  • Contribuye a suavizar la piel y a regular su descamación, previniendo la aspereza y la sequedad.
  • Mejora la función barrera y la hidratación de la piel


Es importante que laves el pelo de tu hijo a diario con un champú adecuado. Péinale con un cepillo suave y aplica los productos de tratamiento que te indique el pediatra. Éstos serán de farmacia y no de perfumería o cosmética, aunque a priori puedan parecer similares. No recurras a los corticoides salvo que así lo prescriba el médico y, en ese caso, sigue estrictamente sus indicaciones de aplicación.

Cómo conservar la leche materna.

Escrito por farmaciacamposdesoria 05-12-2016 en Infantil. Comentarios (0)

No cabe duda de que la lactancia materna es la más adecuada y saludable para nuestros bebés. Sin embargo, debido a las obligaciones de nuestra vida, en ocasiones la vemos como algo complicado y difícil de darle continuidad en el tiempo. Esto ocurre por ejemplo cuando, tras agotar el período de baja maternal, si es que lo hemos disfrutado, tenemos que reincorporarnos al trabajo y éste es fuera de casa. Muchas mujeres se plantean entonces abandonar la lactancia natural y pasar a la artificial, pero queda la posibilidad, algo más incómoda, de prolongar la lactancia materna. ¿Cómo? Pues muy fácil... puedes llevarte el sacaleches al trabajo, extraerla allí y conservarla en botes hasta que tu hijo la consuma.

Existen botes y bolsas estériles en el mercado que se adaptan a los distintos tipos de sacaleches, de forma que la leche llega a la bolsita o bote sin contacto con el exterior y sin necesidad de manipularla. Una vez extraída, cerramos el bote o la bolsa y la guardamos. La guardaremos en frío o la congelaremos, según cuanto tiempo vaya a pasar hasta su consumo.


Estos recipientes pueden ser de vidrio o plástico; su elección depende de tus preferencias y del sacaleches que tengas. Los de plástico son igualmente válidos, y más económicos.


                                                                  



A temperatura ambiente, es decir a 25ºC, la leche puede consumirse transcurridas hasta 6 horas desde su extracción; si la temperatura ambiente es de 19-22ºC, podrá ser consumida hasta 10 horas después, y en climas más fríos donde la temperatura ambiente ronda los15ºC, la leche será apta para el consumo hasta 24 horas después de extraída. Por encima de 30º y como máximo hasta 38ºC, sólo será apta para el consumo durante 4 horas.


Si la almacenamos en la nevera entre 0-4ºC, la leche se conservará en buen estado hasta 8 días.


Podemos optar por congelar la leche; si el congelador está dentro de la misma nevera, podrá ser consumida hasta 2 semanas después, y si el congelador es independiente de la nevera, es decir, en puertas separadas, la leche podrá consumirse transcurridos hasta 3 meses desde su extracción. En un congelador independiente, con temperatura constante de-19ºC, podremos guardarla hasta 6 meses.


La leche congelada podemos descongelarla poniendo el recipiente que la contiene bajo un chorro de agua tibia, o en un recipiente con agua tibia, pero nunca debe hervir, ya que podría disminuir su valor nutricional. Y nunca se debe descongelar o calentar en el microondas; de hecho no debe calentarse, sino que debemos dársela al niño a temperatura ambiente.


La leche descongelada aguanta en la nevera hasta 24 horas.


En cualquier caso, la continuación de la lactancia en estas circunstancias es algo personal, y tú decides. Los preparados infantiles son perfectamente adecuados si decides abandonar la lactancia materna, y tu bebé estará bien alimentado con ellos.




Autor:
Mª Luisa Hermosa Sánchez de Ibargüen
Farmacéutica
Centro de Información del Medicamento del COF Sevilla

Cómo evitar el estreñimiento en niños

Escrito por farmaciacamposdesoria 18-11-2016 en Salud. Comentarios (0)

El tema del estreñimiento en niños es algo que nos angustia bastante cuando pensamos que nuestro hijo está estreñido, e ideamos montones de fórmulas para conseguir que el niño haga sus necesidades: masajitos en la barriga, sentarlos en el váter un buen rato, masajes en el ano con aceite... Pero muchas veces todo esto es innecesario pues ni siquiera está estreñido, aunque así lo creamos.

                                        

                                   


Un niño está estreñido cuando presenta dificultad en la defecación durante al menos 2 semanas y además le supone un malestar general.

Por eso, lo primero que vamos a hacer es definir cuándo un niño está estreñido:


- Heces duras e infrecuentes. Con  infrecuentes nos referimos a menos de 3 deposiciones por semana.


Dolor y esfuerzo al intentar defecar.


Muchos padres nos agobiamos sin tener motivo, y llevamos a nuestros hijos al pediatra sin ser realmente necesario. Cuando sospechemos que está estreñido, podemos comenzar por llevar a cabo medidas higiénico-dietéticas:


-  Tomar fruta a diario, si es posible 2 piezas y mejor en trozos o entera (evitando manzana y plátano). Es recomendable que tome verdura 3-4 veces a la semana, legumbres 1-2 veces a la semana, añadir una cucharada de aceite de oliva a los platos principales, o en los niños pequeños dárselo con un zumo. Las galletas o pan con fibra pueden ser beneficiosos.


- Aumentar la ingesta de agua y evitar el exceso de ingesta de leche.


- Si el niño controla esfínteres (no usa pañales), debe sentarse a diario en la taza del váter para efectuar deposición. Si no llega con los pies al suelo debe ponerse un adaptador o unos libros en el suelo para que apoye los pies y haga más fuerza al defecar.


También es fundamental evitar alimentos astringentes, que son aquellos que estriñen, como el arroz, plátano, manzana y zanahoria.


Si con todo esto vemos que la situación no mejora en unos días, sí que es conveniente acudir al pediatra para que valore la posibilidad de instaurar un tratamiento con laxantes; existen muchos laxantes en el mercado, muchos de ellos se pueden usar en niños prácticamente recién nacidos, pero siempre bajo prescripción del pediatra. Instaurar un tratamiento a tiempo es importante porque en ocasiones, cuando un niño está estreñido mucho tiempo, los síntomas que provoca el estreñimiento como dolor, fisuras anales, apatía, etc. le llevan a cogerle miedo y no querer ir al baño, y esto sí que puede convertirse en un verdadero problema que tarda bastante tiempo en resolverse; por eso, cuando notemos que nuestro hijo está estreñido, y para evitar males mayores, lo mejor es comenzar con ofrecerle una dieta apropiada, que favorezca el tránsito intestinal y que no endurezca las heces. No quiero decir con esto que siempre ocurra que el niño vaya a padecer fisuras, dolor... Pero sí que es fácil de evitar si lo tratamos  a tiempo.


Es importante conocer qué circunstancias favorecen la aparición de estreñimiento en niños, pues no sólo la dieta astringente puede provocarlo, sino que por ejemplo también es frecuente cuando hay cambios de la vida cotidiana del niño, como puede ser la llegada de un nuevo hermanito, llevar una vida sedentaria, viajes largos, etc.


Y como siempre, recordad que tenéis a vuestro farmacéutico a vuestra disposición para consultarle cualquier duda que os surja sobre el tema.




Autor:
Mª Luisa Hermosa Sánchez de Ibargüen
Farmacéutica
Centro de Información del Medicamento del COF Sevilla