Farmacia Campos de Soria

Farmacia Campos de Soria

Noticias y consejos sobre salud

¿Puedo aplicar un tratamiento despigmentante si estoy embarazada?

Escrito por farmaciacamposdesoria 27-02-2017 en Dermocoméstica. Comentarios (0)

Durante el embarazo es frecuente la hiperpigmentación de las areolas, el periné, el ombligo, las axilas, la parte interna de los muslos, la línea alba y de las cicatrices más recientes. Aunque, sin duda, lo que más les preocupa a las futuras mamás es la aparición de manchas oscuras en el rostro (melasma o cloasma). Aparecen en las zonas expuestas a la radiación solar, como son la frente, las mejillas, mentón y el labio superior.

Debido a su dependencia del factor hormonal, las manchas pueden mejorar o desaparecer después del parto, pero en muchos de los casos será necesario el uso de los activos despigmentantes para su tratamiento. Su presencia se asocia con un estímulo hormonal de la melanogénesis, y se ve influenciado por la radiación ultravioleta. Dependiendo de si el pigmento se acumula en las capas superficiales de la piel (epidermis) o en la capa dérmica más profunda, el tratamiento despigmentante será más o menos eficaz.



                                         



Lo ideal es esperar a después de terminar la lactancia para su abordaje, aunque en caso de que el profesional sanitario considere oportuno el tratamiento de las manchas durante el embarazo bajo su control y seguimiento, se podrá hacer en zonas localizadas y durante un periodo de tiempo corto, debido al posible poder irritante en la piel sensibilizada de la embarazada o por desconocimiento del efecto en el feto por falta de pruebas clínicas de seguridad.

  • La hidroquinona y el ácido retinoico o derivados (vitamina A, retinol, tretinoína, tazaroteno o adapaleno) no se deben utilizar durante el embarazo por ser teratogénicos (puede producir malformaciones) para el feto.
  • El ácido kójico y el ácido azelaico no cuentan con estudios en las embarazadas, por lo que se desaconseja su uso en periodos largos de tiempo por precaución.

Durante el embarazo la protección solar diaria es clave en la prevención de la aparición de estas manchas en la piel. Se debe además evitar la exposición directa al sol durante el embarazo, sobre todo en las horas centrales del día de 12 a 16 h durante los meses de verano.





Autor:
Gema Herrerías
Farmacéutica titular de A5 Farmacia
Vocal del Dermofarmacia del RICOFSE
Vocal autonómica de Dermofarmacia del CACOF

¿Puedo conducir si estoy tomando medicamentos ?

Escrito por farmaciacamposdesoria 22-02-2017 en Medicamentos. Comentarios (0)

Los medicamentos son a veces causantes de accidentes.  Los efectos negativos de los medicamentos sobre la capacidad de conducción se denominan efectos indeseables, pero no siempre son igual de intensos en unas personas que en otras.

Los medicamentos

Los principales efectos secundarios de los medicamentos que pueden afectar negativamente en la capacidad de conducir son el efecto sedante (somnolencia, disminución de la alerta...), las alteraciones oculares (visión borrosa, trastornos de acomodación...), las alteraciones auditivas (zumbidos, acúfenos...), los vértigos y los temblores, entre otros.

Según determinadas investigaciones ente un 4 y 8% de los accidentes de tráfico se deben a maniobras incorrectas del conductor cuyo origen está en reacciones directas a determinados medicamentos. Sin embargo, es difícil establecer una relación entre la dosis administrada y el grado de deterioro de la capacidad de conducción. La influencia en positivo o en negativo sobre esta capacidad está determinada por factores inherentes al fármaco, y por otros relacionados con la persona que está en tratamiento.

Si se toman medicamentos es aconsejable leer detenidamente los prospectos, incluso avisar al médico cada vez que le receten un medicamento sobre sus hábitos como conductor. En el caso de tener que ponernos en tratamiento con algún fármaco, es muy importante averiguar si puede tener algún efecto sobre nuestra capacidad de conducción.


                                                                 


De todos los medicamentos susceptibles de ser recetados, los psicofármacos son las sustancias que pueden tener efectos más perjudiciales para los conductores. Los podemos agrupar en tres grandes áreas:

  1. Tranquilizantes: Actúan como depresores de la actividad psíquica (puede variar el sueño, reduce los niveles de alerta, disminuye el tiempo de reacción, puede producir visión borrosa, etc...)
  2. Sedantes: Son calmantes y reductores de la ansiedad. Los efectos pueden ser parecidos a los anteriores.
  3. Estimulantes: Actúan sobre el sistema nervioso central elevando el tono psicológico, y se emplean para tratar estados depresivos, y cuando es necesario elevar el tono vital.

Otros medicamentos: Antihistamínicosantihipertensivoshipoglucémicos.

¿Cómo prevenir una situación de riesgo causada por medicamentos?

La prevención es un arma fundamental. Por ello, es muy recomendable que el paciente que empieza a tomar un medicamento que potencialmente puede alterar la capacidad de conducir, procure averiguar cómo reacciona ante la medicación, antes de sentarse al volante de un vehículo. Para ello, deberá observar cómo influye en sus reflejos, en su capacidad de concentración y si le produce excesiva somnolencia.

Si tiene que conducir y toma medicamentos, recuerde:

La reacción del organismo a los medicamentos es más significativa los primeros días del tratamiento y puede no ser tan fuerte después. Siga siempre las instrucciones indicadas en cuanto a la dosis y al tiempo de duración del tratamiento. En caso de duda, consulte a su médico o farmacéutico.

Los medicamentos que potencialmente pueden afectar a nuestra capacidad de conducción son los ansiolíticosantidepresivostranquilizantes o incluso algunos colirios o pomadas oftámicas que pueden influir sobre nuestra correcta visión. Los medicamentos para tratar los resfriados o las alergias también pueden disminuir nuestros reflejos. Concretamente los antihistamínicos pueden producir somnolencia, sedación y disminución de los reflejos. En caso de duda, consulte siempre al médico o farmacéutico. Sepa que un simple descongestionador nasal puede afectarle.




Fuente: www.seguridad-vial.net

Cómo tratar las pieles con rojeces.

Escrito por farmaciacamposdesoria 20-02-2017 en Dermocoméstica. Comentarios (0)

La rosácea se manifiesta con enrojecimiento, inicialmente transitorio (flushing), que más tarde se hace persistente, con aparición de dilataciones vasculares (telangiectasias) y, a veces, pápulas y pústulas, similares a los del acné juvenil. 

Suele aparecer en torno a los 30 y 50 años y afectar a sujetos de fototipo I y II. Tiene mayor prevalencia en mujeres, aunque, sin embargo, su sintomatología es más severa en hombres.

                                                                    

Cuidados básicos para llevar a cabo en caso de rosácea

  • Es necesario limpiar la piel dos veces al día con un limpiador facial adecuado, específicamente recomendado en casos de rosácea o piel sensible. Los limpiadores faciales sin jabón son menos irritantes y, además, alivian la irritación y reducen el picor, la sequedad y el eritema. Un ejemplo de cosmético indicado en estos casos puede ser una leche limpiadora que no necesite aclarado.
  • Es importante recordar que no es recomendable utilizar exfoliantes, ni químicos ni mecánicos, o limpiezas faciales con vapor, por producir irritación dérmica y empeoramiento de las lesiones.

  • Una correcta hidratación es clave para prevenir la quemazón, el escozor, el picor y la irritación asociados a la rosácea. Hay que utilizar exclusivamente productos hidratantes indicados para prevenir el enrojecimiento y la irritación, así como para calmar y suavizar la piel facial.
  • La exposición al sol está directamente relacionada con la aparición de telangiectasias y enrojecimiento de la piel. Por ello, en la rutina diaria no debe faltar un protector solar para pieles sensibles, de SPF 20 o superior, con el objetivo de reducir el curso o el empeoramiento de la rosácea.
  • A veces, el control de la rosácea no implica la desaparición del enrojecimiento facial, por lo que es conveniente aplicar correctores de color verde y maquillajes en crema o compactos de alta cobertura, para mejorar el aspecto físico y psicológico del paciente. El maquillaje ideal deberá contener un fotoprotector de amplio espectro, ser no comedogénico y fácil de extender.
  • Es aconsejable el uso de agua termal, por sus propiedades antiinflamatorias y calmantes, cuando se refieran sensaciones de calor, ardor o quemazón.  
  • En varones con rosácea, es recomendable la utilización de afeitadoras eléctricas en vez de las clásicas cuchillas. De esta manera se evita en parte la agresión irritativa de la piel que produce el rasurado.
  • También es fundamental evitar los factores que producen un empeoramiento de la rosácea:

    • Cambios bruscos de temperatura (calor, frío y viento).
    • Exposición solar.
    • Alimentos muy condimentados o picantes, y más aún en caliente. Se recomienda seguir una dieta variada, equilibrada y moderada.
    • Alcohol y bebidas estimulantes. Incluso pequeñas cantidades.
    • Tabaco y ambientes cargados de humo.
    • Uso continuado de corticoides tópicos de alta potencia.
    • Productos dermofarmacéuticos que contengan alcohol o perfumes.
    • Estados de ansiedad y estrés.

Si no existe diagnóstico de rosácea o, por el contrario, lo hay, pero la piel no mejora, hay que acudir al dermatólogo para que valore la posibilidad de instaurar un tratamiento nuevo o modificar el existente.

Por lo general, la rosácea suele responder satisfactoriamente al tratamiento instaurado, siempre y cuando haya cumplimiento terapéutico y se eviten los factores desencadenantes. La mejoría es gradual y alcanzarla exige mucha constancia, incluso en aquellos casos en los que el tratamiento deba prolongarse más de lo habitual. SI se abandona a su evolución natural, es mucho más difícil su control posterior.

Estas razones corroboran la importancia de acudir a vuestro farmacéutico que, por su accesibilidad y formación, puede llevar un control diario de la patología y recomendar los productos más adecuados.

 

                                                          




Autor:

Ángela Pérez Martín de la Hinojosa
Farmacéutica comunitaria, nutricionista y experta en Dermofarmacia. Comisión de Dermofarmacia del RICOFSE























Colon irritable.

Escrito por farmaciacamposdesoria 17-02-2017 en Salud. Comentarios (0)

El colon irritable, una dolencia crónica y sin cura

El colon irritable, cuya denominación más correcta es Síndrome de Intestino Irritable (SII), es un trastorno digestivo crónico y recurrente bastante común, que produce en quien lo sufre malestar intestinal asociado a alteraciones en el número o consistencia de las deposiciones, sin que exista una causa orgánica  justificada.

Se trata de una disfunción crónica del intestino, que no funciona como debería hacerlo. Sus síntomas pueden incapacitar a la persona afectada y llegar a mermar su calidad de vida. De hecho, constituye un motivo frecuente de absentismo laboral y escolar y ello está asociado a un importante gasto sanitario y social, según informes de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).


                                                           


Las mujeres, más afectadas

De acuerdo a la Asociación Española de Afectados de Síndrome de Intestino Irritable (AESII), esta dolencia afecta al 11,2% de la población en los países occidentalizados. En España, un 4,5% de la población sufre esta patología de forma severa.

Su prevalencia es mayor en mujeres y, de hecho, en nuestro país, es entre dos y cuatro veces más común en ellas que en los hombres. Aunque puede aparecer a cualquier edad, suele hacerlo antes de los 35 años y es menos frecuente que se manifieste una vez cumplidos los 60. La prevalencia en niños es similar a la de los adultos.
digestivos más recurrentes son:

  • Dolor o malestar abdominal: en forma de retorcijones o calambres variables en intensidad.
  • Estreñimiento: suele ser con heces duras que se  eliminan con dificultad.
  • Diarrea: se suele acompañar de ganas urgentes de defecar.
  • Mucosidad sin sangre: puede acompañar  a la diarrea o al estreñimiento.
  • Sensación de evacuación incompleta al defecar.
  • Otros síntomas intestinales: como gases o hinchazón/distensión abdominal; pirosis (ardor); sensación de plenitud después de comer o de que uno se llena pronto con la comida (saciedad precoz).

Estos síntomas digestivos pueden ser comunes a otras patologías digestivas, por lo que el diagnóstico de Síndrome de Intestino Irritable ha de realizarlo un médico, a quien deberemos consultar sin demora en varios casos: si dicha sintomatología es de aparición reciente; si el paciente es mayor de 50 años; si se está produciendo un adelgazamiento no relacionado con una dieta; si existen síntomas nocturnos o sangre con las deposiciones; si se acompaña de fiebre; si percibimos algo anormal cuando nos palpamos el abdomen; o en caso de que a esto se añadan antecedentes familiares de enfermedades intestinales.

-Otros síntomas inespecíficos fuera del aparato digestivo, como dolor de cabezadolores musculares o síntomas urinarios, entre otros, pueden estar presentes en porcentajes variables en estos pacientes.

-Se asocia también con mayor frecuencia al síndrome de fatiga crónica, a la fibromialgia, y dolor abdominal pélvico crónico.

-No está demostrado que el SII sea una enfermedad psicológica, si bien a menudo la persistencia de los síntomas, la percepción de su gravedad o su influencia en la calidad de vida del paciente pueden hacer que existan con frecuencia cuadros de ansiedaddepresión o hipocondría relacionados con los síntomas en muchos de estos pacientes.
gastroenteritis, ya que se desencadenan mecanismos de inflamación en la pared del tubo digestivo consistentes en un aumento de presencia de sustancias que alteran el funcionamiento de las terminaciones nerviosas intestinales. Ello provocaría una alteración en los movimientos del intestino y  malestar abdominal.

  • Factores psicológicos: más del 50% de los pacientes relaciona los episodios de reagudización de los síntomas con factores estresantes.
  • Trastornos en la flora intestinal.
  • Papel de las hormonas sexuales: está demostrado el aumento de la  sensibilidad rectal durante el ciclo menstrual en las mujeres que padecen este síndrome.
  • Alteraciones de la motilidad digestiva: tránsito intestinal enlentecido o acelerado.
  • medicamentos, siempre indicados por un médico: antidiarreicos, fibra y laxantes (para combatir el estreñimiento), espasmolíticos (para evitar los espasmos en el intestino), antidepresivos, probióticos o algunos antibióticos.

  • Asistencia psicológica: existen distintas opciones  que pueden ayudar al paciente a sobrellevar el diagnóstico y  las molestias de la enfermedad.

  • Diez consejos para aliviar el colon irritable

    Aunque no se pueda curar de forma definitiva, incorporar a tu vida algunos hábitos sanos y controlar el estrés puede ayudarte a aliviar los síntomas del Síndrome de Intestino Irritable (SII):

    1. Sigue horarios regulares en las comidas.
      Trata de desayunar, comer y cenar siempre a la misma hora del día y tómate también tu tiempo para el descanso posterior y para ir al baño.
    2. No comas demasiado cada vez.
      Intenta evitar las comidas copiosas y optar por porciones más pequeñas y frecuentes.
    3. Evita los alimentos que estimulen el intestino.
      Productos como cafeína, grasas, leche, alcohol, huevos, trigo, frutos secos, sorbitol (edulcorante), podrían agravar los síntomas. Quizás en tu caso identifiques otros alimentos desencadenantes, por lo que escribir un diario de tus hábitos dietéticos te podría llevar a identificarlos mejor.
    4. Toma más productos con fibra.
      Tomar fibra soluble puede producir una mejora del estreñimiento en aquellos pacientes en los que ése sea el síntoma predominante, aunque probablemente no una mejora global de los síntomas. Por eso, la recomendación general es aumentar poco a poco la cantidad de frutas, verduras y hortalizas de tu dieta, prestando siempre atención a cómo te sientan. Si es necesario, pide ayuda a un nutricionista, quien te recomendará un menú de acuerdo a tus síntomas.
    5. Hidrátate bien.
      Toma al menos dos litros de líquidos al día (agua, infusiones, caldos…), para que tu organismo se mantenga hidratado.
    6. No fumes ni bebas alcohol.
      Ambos hábitos pueden agravar los síntomas.
    7. Realiza ejercicio físico de manera regular.
      Entre otros muchos beneficios, la actividad física y el deporte pueden contribuir a una mejor digestión.
    8. Controla el estrés.
      Dada la estrecha relación entre el intestino y los nervios, trata de realizar actividades que te ayuden a gestionarlo, pero, sobre todo, intenta entender qué situaciones te lo producen. Si es necesario, busca ayuda profesional.
    9. Valora registrar cómo te sientes cada día.
      La Asociación Española de Afectados de Síndrome de Intestino Irritable (AESII) recomienda llevar un diario de alimentos, ejercicios, medicación y estado de salud general, con el fin de relacionar los síntomas con los factores que los pueden producir de manera repetida, y evitarlos o reducirlos.
    10. Habla sobre cómo te encuentras y cómo te sientes.
      Tanto con los médicos y los profesionales sanitarios, como con tu familia y amigos. De igual modo, compartir tus sentimientos y experiencias con otras personas afectadas puede ayudarte a sentirte mejor.



    Fuentes: CinfaSalud.

    Tetina, ¿látex o silicona?

    Escrito por farmaciacamposdesoria 16-02-2017 en Salud. Comentarios (0)

    Básicamente una cuestión de gusto látex o silicona.

    Con independencia de que estén fabricadas con un producto natural o un material sintético especial, todas las tetinas son blandas y se adaptan al interior de la boca del niño. Obviamente es posible alternar ambos materiales. 



                                                            


    -Látex: la sustancia natural resistente
    Las tetinas de látex se fabrican a partir de la savia lechosa (látex) del árbol del caucho y tienen un color amarillo-miel. Las tetinas de látex son agradables y blandas al tacto. Son extremadamente flexibles y resistentes al desgarro, por lo que también están indicadas para los bebés con los primeros dientes. Debido a su origen natural, el látex tiene un ligero sabor propio. La luz solar directa y las grasas comestibles hacen que el látex envejezca y se vuelva poroso más rápidamente. Cuando la tetina de látex se queda pegajosa, es un signo natural de que debe reemplazarse por otra nueva, por lo general después de 1 ó 2 meses. Pueden producirse casos aislados de alergia causada por el caucho natural.

    -Silicona: el material sintético de alta calidad
    Las tetinas de silicona están hechas de un material sintético de alta calidad. El material de silicona transparente es fácil de limpiar y muy resistente al calor. No se deteriora ni con la luz solar directa ni con las grasas comestibles. Las tetinas de silicona no tienen sabor ni olor. Sin embargo, la silicona es ligeramente menos resistente a las mordeduras y a los desgarros que el látex.Las tetinas de silicona con pequeñas marcas de mordeduras u otros signos de daños deberán reemplazarse inmediatamente. Por motivos de higiene y seguridad, por lo general se recomienda reemplazar todas las tetinas, ya sean de látex o silicona, cada 1 ó 2 meses. 


    Aún sabiendo ya todo esto no te decides...y no estás segura de cuál es mejor para tu hijo, también puedes dejarle decidir a él (muchos tan solo aceptan uno de los dos materiales) ;)